SoPi PARÍS

SoPi PARÍS

El barrio de Pigalle en París fue conocido durante varias décadas por sus sex shops, shows eróticos y chicas guapas del espectáculo sensual. Fue llamado el “distrito rojo” de Francia e incluso durante la segunda guerra mundial fue apodado  “Pig Alley”  por su mala reputación.

Aunque los turistas de todas partes del mundo visitan sus calles para conocer el famoso Moulin Rouge inmortalizado por Toulouse-Lautrec, casa del can can y escenario de estrellas como Edith Piaf o Ella Fitzgerald, pocos saben que el sur de Pigalle ahora tiene (como la gentrificación manda) uno de los barrios favoritos de los hipsters parisinos mejor conocidos por esos “lares” como BoBo (bourgeois bohemians): SoPi.

SoPi South Pigalle

South Pigalle, o SoPi, como fue apodado muy al estilo anglosajón, es ahora casa de los restaurantes, cafés, boutiques vintage, tiendas de comida gourmet, bares y antros más hip de Paris. En 2011 durante mi última visita a la ciudad de las luces empecé a escuchar como la zona estaba ganando poco a poco popularidad y como se empezaba a poblar de familias jóvenes, muchos de ellos pintores, diseñadores, escritores y artistas, convirtiéndose en el “up and coming neighborhood”  por lo que ahora que tuve la oportunidad de estar en París aproveché para ir a visitar este nuevo viejo barrio.

Meni en Pigalle

Bajo recomendación de los blogs y páginas que hablaban de SoPi me quedé en el Hotel Amour, diseñado por André Saraiva, artista y entrepreneur que fundó Le Baron, uno de los antros más famosos en París, Londres y Nueva York, así como Le Bain Club en el hotel Standard de NY. Este pequeño hotel de 20 cuartos, todos ellos distintos, nos remonta al antiguo espíritu de Pigalle, adornando sus paredes con fotografías de mujeres desnudas, luces tenues, y porque no decirlo un Mickey Mouse con un falo gigante que es lo primero que te saluda en la recepción. La comida de su restaurante/bar es increíble, el ambiente inmejorable y la atención sorprendentemente amable (los parisinos no tienen fama de cálidos con los turistas).

Hotel Amour Paris

Hotel Amour Paris

Hotel Amour

meni hotel amour

hotel p

Rest hotel amour

Empezamos nuestro recorrido en KB Caféshop, cafetería famosa por su gran café y vibra australiana (su dueño trabajo como barista en Sydney, esos chatos son reconocidos por su maestría en café) en donde además sirven excelentes baguettes, jugos y scones.

Terminando de desayunar y calentar el cuerpo (París en invierno es frío como la fregada) fuimos a Rue Clauzel, la calle en donde se encuentran la mayoría de tiendas de diseño de SoPi como L´Oeuf, y tiendas vinatge como Troc en Stock en donde puedes encontrar cosas de segunda mano de diseñador; para de ahí ir a caminar por Rue Des Martyrs, la calle que es el corazón de la zona y el lugar preferido de los foodies por sus tiendas de quesos, charcutería y panaderías que te hacen soltar la dieta y la panza. Habíamos visto recomendación de restaurantes para cenar como Les Rillets, Pantruche o Buvette (el cuál tiene un local también en NY)  pero preferimos comprar quesos, carnes frías, pan y vino para hacer un picnic en el hotel, una de las maravillas de Paris es que encuentras ese tipo de productos buen(az)os, bonitos y baratos.

KB CAFESHOP

TROC EN STOCK

Le rocketship

Hotel Amour

Después de romancear fuimos al bar que era el must en todas las páginas que leí, Dirty Dick, un lugar que desde fuera desentona con París por su decoración Polinesia con totems, muebles de bamboo, bartenders con camisas de flores y cocktails llenos de frutas, flores y hasta fuego. He de confesar que cuando entré no entendía el porqué de la fama del lugar, me parecía demasiado kitsch “tiki rumbero” para ser el lugar de moda de la zona pero al dar el primer trago a mi cocktail adornado con frutas exóticas, popotes rosas y sombrillas entendí el porqué.

Mi estancia de dos días en SoPi fue corta pero me llevo el mejor sabor de boca (como no después de tanto queso y vino), es increíble conocer nuevos rincones de una ciudad que es la más bonita del mundo, favorita de muchos y una de las más especiales para mi.