DAYBREAKER

DAYBREAKER

THE PRE-WORK RAVE PARTY

By Ximena Cebreros 

Había terminado mi día así pero jamás lo había empezado.

El despertador sonó a las 5:15 de la mañana. Me alisté en treinta minutos y caminé hacia el Pier 40 del Hudson para bailar, durante tres horas, música electrónica con café, jugos verdes y el conglomerado de personas más ecléctico que haya visto jamás. Disfrutando del skyline de Manhattan y acercándome a la estatua de la libertad.

Daybreaker, surge el año pasado en Brooklyn bajo la premisa de bailar música electrónica sin lo que la ha estigmatizado: alcohol, drogas, ambiente “underground” y after hours. Aquí el alcohol es sustituido por agua de coco, las drogas por café (uno de los mejores cold brews que he probado en la isla), el ambiente underground por una mezcla exótica de personas y los after hours por before hours.

Dudé ir, no soy fan de la música electrónica en general, me gustan ciertos Dj´s, a ciertas horas y con ciertas personas. Pensé que no sabía “sentir la música” si no tenía un trago en mano. Creí que mis movimientos serían torpes a esas horas y, lo más importante, me tenía que despertar antes de las seis de la mañana. Mi eterna admiración por todos aquellos que se levantan antes que el sol.

El barco, Hornblower Infinity, zarpó a las seis y media de una mañana nublada. Adentro, más de cuatrocientas personas acaparaban la barra para agarrar todo lo necesario para no parar de bailar en dos horas como mínimo. En la pista, por un lado había altos ejecutivos en traje y corbata calentando el cuerpo antes de una junta importante, por otro, mujeres en ropa de gimnasio bailando como su entrenamiento del día. Ravers en disfraz y personaje, estudiantes de NYU sudando el estrés previo a un examen. Mujeres y hombres de distintas edades y ambientes que sudaban al ritmo de la música con un propósito en común: disfrutar la vida empezando su día de manera diferente; bailando, brincando y contagiándose de buena vibra rodeado de gente positiva y mente abierta.

Daybreaker se realiza dos veces al mes en distintos espacios de Nueva York y el movimiento se ha expandido a Londres, Tokio, San Francisco, Los Ángeles, Portland, Berlín, Austin y otras ciudades del mundo.

Esta edición especial en barco fue para recaudar fondos y apoyar a las miles de personas que perdieron TODO tras el terrible terremoto que azotó Nepal y en honor a uno de los suyos, Dan Fredinburg, un daybreaker aventurero que perdió la vida en la avalancha del Everest.

La música estuvo a cargo de DJ David Hohme y el DJ duo Me2Me2, que nos hicieron bailar hasta las nueve de la mañana, hora de que todos alzáramos las manos, mandáramos luz , nos llenáramos de energía y bajáramos del barco para empezar el día.

Daybreaker

New York city

Daybreaker

Daybreakers