THE NEW WHITNEY

THE NEW WHITNEY

THE NEW WHITNEY

By Ximena Cebreros

Este mes el museo de arte americano Whitney re-abrió sus puertas en nueva locación. Después de ser residente del Upper East Side por cuarenta y ocho años, el museo enfocado al arte americano moderno y contemporáneo *1, fundado por la socialité, escultora y coleccionista de arte Gertrude Vanderbilt Whitney, regresó a su lugar de origen, Downtown.

El Whitney nace en Greenwich Village bajo el nombre “Whitney social club”, una galería de exposiciones niuyorkina que tenía como objetivo promover el trabajo de artistas estadounidenses de vanguardia que no había sido reconocido aún. Tras haber juntado cerca de 700 obras de arte, Gertrude las ofreció al museo Metropolitano (MET) y este las rechazó. La noticia, aderezada con la reciente apertura del MoMa y el favoritismo por el modernismo europeo del momento, la impulsaron abrir su propio museo en 1931: The Whitney Museum of American Art.

El nuevo edificio ubicado en el Meatpacking District, fue diseñado por el italiano Renzo Piano, uno de los arquitectos más importantes de nuestros tiempos que tiene, entre sus obras más famosas, el Centre Pompidou en Paris, The Shard en Londres (el edificio más alto de Europa), y el aeropuerto de Osaka.

La exposición inaugural, America is Hard to See, recorre el edificio entero ocupando interiores y exteriores. La muestra, dividida en veintitrés capítulos temáticos, comienza con una introducción a la historia del Whitney, para de ahí, cronológicamente, pasar del arte figurativo al abstracto; del surrealismo al expresionismo y del Pop art al arte contemporáneo. Aunque la exposición omitió a una de mis pintoras americanas favoritas (Alice Neel), America is Hard to See, es una oportunidad para revisar la historia del arte en Estados Unidos. Más de 600 obras reflejan las ideas, creencias, valores y pasiones de la cultura americana en un contexto político y social.

El edificio es fascinante, lleno de luz natural y amplitud. Con ventanas, techos altos, desniveles y espacios abiertos que invitan a estar por todos lados, a apreciar no sólo el arte que esconden sus paredes si no el que decora sus terrazas: la arquitectura niuyorkina.

El nuevo Whitney, al igual que el Centro Pompidou, son el tipo de museos que incitan a quedarte horas. A pasar la mañana o tarde. A llevar cuaderno para escribir o pintar. Para ver a la gente caminar por el Highline y los atardeceres sobre el Hudson. Para leer mientras tomas café en la linda cafetería del octavo piso o un snack en el restaurante del primero. Un edificio en el que jamás te sientes acorralado, sofocado o saturado por el arte. Un edificio que le compite a todo el arte que guarda y que además, seguirá siendo casa de la exposición Biennial que cada dos años presenta los trabajos más importantes de artistas contemporáneos, razón de ser de la galería desde sus inicios.

Marisol, Women and Dog 1963.

Marisol, Women and Dog 1963.

Robert Bechtle, 61 Pontiac, 1968-69.

Robert Bechtle, 61 Pontiac, 1968-69.

Glenn Ligon, Rúckenfigur, 2009.

Glenn Ligon, Rúckenfigur, 2009.

Whitney museum Urvsnity
Best Mexican bloggers

Whitney Museum Urvanity

*1 El museo reúne más de 22,000 obras entre pinturas, dibujos, impresiones, fotografías, instalaciones, esculturas, película, video y nuevos medios de más de 3,000 artistas como: Edward Hopper, Alexander Calder, Andy Warhol, Jackson Pollok, Mark Rothko , Jasper Johes, Georgia O´Keeffe, Basquiat, Henri, Louise Bourgeois, Joan Mitchell y Willem de Kooning por mencionar algunos.