PROVIDENCE, RHODE ISLAND

PROVIDENCE, RHODE ISLAND

A cuatro horas de Nueva York se encuentra la ciudad favorita de los hermanos Farelly y la cuna que vio nacer a Lovecraft: Providence.

Como parte de un fin de semana para festejar el cumpleaños de una amiga, visitamos la capital de Rhode Island; famosa por ser casa de Brown, una de las ocho universidades Ivy League y de RISD (Rhode Island School of Design).

El hospedaje estuvo a cargo de The Dean; pequeño hotel que tiene todo lo que pido: buena ubicación, amigable con las mascotas, café mañanero decente, bar con buenos coctéles y para mi sorpresa un Karaoke … ¡Genios!

The Dean Hotel

The Dean Hotel

Como buena ciudad habitada en su mayoría por estudiantes, Providence transpira juventud e inovación. No, no estoy hablando de espectaculares con pantallas 3D y cajeros automáticos de cupcakes (me da mucho coraje esa idea, que por si no sabían, existe en Nueva York … #pff ) si no ambiente creativo y propuestas interesantes. Tiendas de diseño, mercados ambulantes, galerías, cafeterías, bares y restaurantes con muy buena comida, una de las cualidades más famosas de la ciudad.

El primer día caminamos las calles y  explanadas del campus de Brown. Una de las nueve universidades fundadas antes de la independecia, la séptima más antigua de Estados Unidos y alma mater de personajes como Ted Turner, John F. Kennedy Jr., John D. Rockefeller Jr., Jeffrey Eugenides, David Lipsky y Emma Watson, por mencionar algunos. Como la hermana de mi amiga estudia en RISD tuvimos acceso para conocer los estudios, salones y pasillos recorridos en algún momento por personajes como por Jill Stuart, David Whitney, Seth McFarlane, Jemima Kirke y James Franco, entre otros.

Providence

Antes de atacar con nuestra dulce y estridente voz “The Boombox” (el karaoke del hotel), cenamos en Birch: restaurante de comida moderna americana con menú de tiempos, precio accesible y dónde puedes llevar y consumir tu botella de vino con sólo pagar descorche. Esto, viviendo en Nueva York, se agradece … mucho.

El día siguiente no estuvo falto de cosas interesantes. Visitamos el cementerio de la ciudad para ver el follaje otoñal de los árboles y la tumba del genio del horror H.P Lovecraft. Conocimos el museo de RISD, caminamos por Westminster, calle repleta de tiendas y galerías y cenamos en North, restaurante asiático fundado por tres amigos, uno de ellos y lo que  atrae a tantos comensales al lugar, es James Mark, chef que trabajo durante años en uno de los lugares favoritos de los Niuyorkinos incluído en la lista de los mejores restaurantes del mundo: Momofuku Ko.

Providence fue perfecto lugar para pasar un fin de semana relajado. Excelente para vivir el ambiente académico de Estados Unidos y disfrutar del arte, arquitectura y gastronomía de Nueva Inglaterra.

Providence cementery

 

Providence

RISD Museum